lunes, 25 de julio de 2016

Evtushenko

Lectura de un poeta encontrado mágicamente en La Habana: Evgueni Evtushenko



Gerardo Burton
geburt@gmail.com


Cuando esa tarde entré en la Basílica de San Francisco, pensé que había un error en el programa. Anunciaban la lectura de Evgueni Evtushenko junto con otros poetas para la apertura formal del festival. Fue la primera vez que lo vi: alto como un álamo y tan vacilante en su andar como sólido en su verso, que horadaba el aire y flotaba en él.
No sabía que estaba allí, en La Habana; fue casi una aparición, como si de pronto se hubieran corporizado frente a ese altar en el caluroso atardecer Oliverio Girondo con su espantapájaros u Olga Orozco con sus guantes celestes para hacer café.

Un taller textil en La Habana

Una anécdota de los primeros años de la Revolución Cubana: el Che en una fábrica de toallas.

La Universidad de La Habana


Gerardo Burton
geburt@gmail.com

Trabajaba en una empresa textil en el barrio Alamar, en el municipio de La Habana Este. Quizás era la fábrica de toallas, o de guayaberas, que en enero de este año se convirtió en un centro cultural polivalente. Lo cierto es que durante el período especial, un eufemismo utilizado para designar la crítica etapa posterior a la caída de la Unión Soviética, Cary seguía empleada en ese establecimiento. La escasez de combustible que había restringido casi totalmente el transporte automotor, obligaba a los cubanos a movilizarse masivamente en bicicleta en su vida diaria.